Más allá del Atturri y el Ebro: Reala munduan zehar

¿Y dónde están los seguidores de @RealSociedadEUS? ¿Cuántos son? ¿Quiénes son? Una vez analizamos los seguidores de la cuenta @RealSociedadEN, nos detendremos en los de la cuenta en euskera. El club arrancó su estrategia en Twitter en octubre de 2011, con la puesta en marcha de @RealSociedad, que fue la que hasta entonces combinó mensajes en castellano y en euskera.

Desde el pasado mes de julio, en cambio, la Real puso en marcha @RealSociedadEUS. Hasta la llegada del entrenador escocés David Moyes, la de euskera fue la segunda cuenta del club en número de seguidores. Hoy en día, el perfil inglés cuenta con unos 7.000 seguidores, mientras que el de euskera suma 6.300, Aun así, ambas quedan muy lejos de la que la Real utilizó como principal, que tiene unos 305.000 seguidores.

Analizada la cuenta que utiliza la Real para comunicarse en euskera (hay quien nos pregunta por qué no es @RealSociedad esta cuenta y se abra una RealSociedadES para hacerlo en castellano), la mayoría de los seguidores que introduce su localización lo hace en Gipuzkoa. Más aún, estos se sitúan en torno a los principales ejes de comunicación, que es donde hay mayor número de población, y comarcas del territorio.

Captura de pantalla de 2015-03-26 21:45:47

¿Y en los demás territorios vascos, qué? No tanto como en Gipuzkoa, pero no son pocos  los seguidores de @RealSociedadEUS en el entorno. sobre todo si nos atenemos a las principales capitales.

Si cruzamos el Atturri y el Ebro, Madrid, Barcelona y México (sí, México) asoman como puntos destacados del gráfico. Vistos varios de estos perfiles, los indicios llevan a pensar que perteneces a personas de origen guipuzcoano o vasco y que otra parte son consecuencia del efecto Vela.

Twitter habilitó en verano de 2012 su versión en euskera. Aun así, de los más de 6.100 perfiles de @RealSociedadEUS analizados, el 70% (más de 4.000) tiene configurado Twitter en castellano, un 13% lo tiene en euskera (831) y un 7% (459), en inglés.

¿Cómo se ha realizado este análisis? Como hicimos en el post de los seguidores de @RealSociedadEN, la geolocalización ha sido automática. Como la API de Google no ubicaba de manera correcta algunos perfiles, ha habido que realizar algunos ajustes. Por ejemplo, las localizaciones genéricas de Euskal Herri(x)a o Nafarroa enviaba a calles y avenidas del mismo nombre. En algunos casos, los llegaba a situar en calles del mismo nombre de localidades próximas a las que debían ser (en especial, en Arrasate y Aizarnazabal). En aquellos perfiles que no hacían constar ningún municipio, se han situado en torno a la CAV y Navarra, mientras que también ha habido que afinar términos como Plaentxi, Getaia, Atxabalta, Lekitto y similares por Soraluze, Getaria, Aretxabaleta y Lekeitio.

Una vez creado el mapa, han aparecido casos como mínimo peculiares. ¿Qué pasa en la caribeña isla de Antigua? Fuimos adonde los seguidores y nos dimos cuentas que de caribeños tenían poco: son del barrio donostiarra de El Antiguo (Antigua, en euskera). Algo similar ocurría con los que el sistema de geolocalización ubicó en Toulouse en lugar de Tolosa o con quienes introducen en el campo de localización EH (el dominio utilizado por Sáhara Occidental). Ha habido que atender, además, las dobles localizaciones como Hondarribi-Roma, que el algoritmo de Google no ha trasladado de manera correcta al mapa.

 

Datos de @RealSociedadEUSen datuak (12/032015):
Seguidores: 6.164.
Seguidores con información de su localización: 2.569.
Localizaciones válidas: 2.426.

Datos técnicos:

Recogida de los datos: 2015/03/12
Origen de los datos: Twitter.
Software de extracción: Twitter Analytics.
Geocodificación: Google.
Software de tratamiento de los datos: Open Refine.
Visualización del mapa: CartoDB.
Visualización de los gráficos: Infogr.am.

1Pingbacks & Trackbacks on Más allá del Atturri y el Ebro: Reala munduan zehar

  1. […] ya hicimos la semana pasada con las cuentas de la Real en euskera e inglés, continuamos con la tercera y, por ahora, última cuenta del club blanquiazul en Twitter. […]

Deja tu comentario