El fútbol femenino avanza, pero queda mucho por hacer

Ainara Arratibel, Ixiar Bakero, Ane Etxezarreta y Maddalen Marzol

El miércoles 20 de febrero nos juntamos en el Restaurante El Rincón para hablar de fútbol femenino. La realsocialista Maddalen Marzol condujo la mesa formada por Ixiar Bakero (exfutbolista del Añorga), Ane Etxezarreta (jugadora de la primera plantilla de la Real) y Ainara Arratibel (periodista deportiva del diario Berria).

Inicios

Bakero contó que ella nació en Goizueta, pero creció en Añorga. En el barrio, las chicas y los chicos jugaban todos juntos al fútbol. Más tarde, lo hizo en el primer equipo femenino que se formó. Con solo 14 años jugó la Copa en Atotxa. Perdieron, pero fue una experiencia muy bonita.

En su época, Dinamarca y Suecia eran los países más avanzados. Ella tuvo ofertas para ir a Italia, pero no se fue. Cuando con la selección española jugaba contra esos equipos punteros, la diferencia era notoria.

Ganó la Copa tres veces y otras tantas la Liga. Cuando dejó el fútbol era capitana de las selecciones vasca y española.

Cómo se compagina el fútbol con los estudios o el trabajo

Marzol puso encima de la mesa los problemas que tuvo Natalia Pablos. Cuando la jugadora, buque insignia del Rayo Vallecano, decidió dejar el fútbol, el club le pidió la cláusula de rescisión. Finalmente, debido a las presiones de la afición, la jugadora no tuvo que hacer frente a dicho pago.

Marzol añadió que el 85% de las futbolistas cuelgan las botas antes de cumplir los 25 años. Bakero señaló que ella lo dejó a los 24.

Etxezarreta ha acabado ya sus estudios universitarios y confesó que fue trabajoso compaginarlo con el fútbol: estudiaba en Vitoria y jugaba primero en Oiartzun y luego en Donostia. Ahora sigue formándose, porque no quiere dejar de hacerlo.

Condiciones de trabajo

Arratibel recordó que estamos en un momento clave: representantes de clubes y jugadoras están negociando y puede que el acuerdo esté cerca.

Para ella, hay asuntos peliagudos en cuanto a derechos de las jugadoras. Por citar dos, se refirió a los embarazos y los exámenes médicos. Según lo que contó la periodista, hombres y mujeres no pasan los mismos reconocimientos médicos. Los de las mujeres son menos exhaustivos en algunos aspectos y eso no puede ser.

Han pasado ya unos cuantos años desde que Bakero colgó las botas (25, en concreto) y se están dando pasos poco a poco. Su visión era optimista.

Desde la mesa se matizó que los clubes femeninos pueden tener problemas para competir con los clubes masculinos de primera división a la hora de cumplir condiciones que estos sí pueden aceptar.

Valores propios

Esta cuestión también salió en la mesa redonda de Korner festibala en la que tomaron parte Vero Boquete, Aintzane Encinas y Nahikari García.

Etxezarreta estaba de acuerdo en que los valores de unas y otros son diferentes, pero mostró su miedo a que se perdieran.

En el ámbito de los medios, Arratibel dijo que la relación es totalmente distinta. Por ejemplo, tras la eliminatoria de copa del domingo, todas las jugadoras atendieron a la prensa.

Como algo a mejorar, la periodista apuntó que cada día algún jugador de la primera plantilla masculina aparece en la sala de prensa, mientras que las jugadoras solo lo hacen una vez por semana.

Interpelación a la afición

Las jugadoras necesitan nuestro apoyo todos los domingos y Arratibel dijo que en Zubieta el aforo es de 2.000 espectadores. Normalmente, acuden 200 personas. Hay sitio, por tanto.

Son profesionales, pero no cobran como tales.

Ahora bien, deben vender su producto sin ningún tipo de vergüenza. Arratibel puso como ejemplo a las jugadoras del equipo de balonmano Berabera.

Bakero habló de la importancia que tienen las finales y de que las jugadoras han de pedir el apoyo de la afición y animar a esta a desplazarse a Granada.

¿Acaso no fuimos 5.000 a Manchester? ¿Por qué no ir a Granada?

En cuanto a la popularidad, Etxezarreta dijo que se ha notado mucho estas dos últimas semanas. Ahora se sienten reconocidas en la calle.

Desde el público, se dijo que atendiendo a las cifras de estas dos últimas semanas, el equipo femenino de la Real es el segundo equipo que más gente arrastra en Gipuzkoa.

¿Qué podemos pedirle a la Real?

El club ha de mejorar las condiciones de las jugadoras y estas deben seguir manteniendo esa cercanía que ahora tienen, según Arratibel.

Bakero pediría que se jugaran más partidos en Anoeta. Le preguntaron si sentía envidia y respondió que ni mucho menos: que lo que sentía era felicidad.

Esta semana alguien pidió en redes sociales que habría que hacer gestiones ante la Liga para evitar que los partidos masculino y femenino coincidieran en casa el mismo fin de semana. Porque eso facilitaría que las chicas jugaran en Anoeta.

Desde esta temporada, los entrenamientos del Athletic son matutinos, mientras que la Real solo entrena los miércoles por la mañana. Por la tarde entrena la cantera (más equipos) y las condiciones son peores. Se apuntó ahí, porque eso debe cambiarse.

Desde el punto de vista del marketing, hay también mucho camino que recorrer: pósteres, venta de camisetas, mayor visibilidad…

Se dijo que, en la cantera, hombres y mujeres deberían seguir la misma metodología, sin olvidarnos de cuidar como es debido las relaciones con los clubes del territorio.

Y hace falta entrenadoras y entrenadores buenos, pero que sean pedagógicos. Porque las chicas necesitan saber los porqués de las cosas que hacen.

También es importante que las que han sido jugadoras importantes se integren en la estructura de la cantera. Por ejemplo, Aintzane Encinas forma parte del cuerpo técnico del segundo equipo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.