“La Real es una empresa, pero no es solo una empresa”

El presidente de RealSocialismo!, Oier Marigil, ha intervenido en nombre del grupo de trabajo en la junta de accionistas de la Real que se ha celebrado esta tarde en el Kursaal. Esta es la intervención:

Arratsalde on:

Antes de comenzar, queremos mostrar nuestra satisfacción de que el primer equipo femenino haya corregido su trayectoria, al menos en cuanto a los resultados, y queremos a su vez dejar constancia de nuestra preocupación por la racha del primer equipo masculino, confiando en que cambie la tendencia desde este mismo sábado.

Mencionamos estos dos apuntes deportivos, porque más allá de estas impresiones genéricas, nuestra asociación no entra en la parcela deportiva. Nuestros asociados tienen muchas opiniones sobre lo que pasa en el césped. Casi todo en el deporte es debatible. Lo que sí compartimos, y así se recoge en nuestros estatutos, es la voluntad de lograr una Real excelente en su gestión y próxima al aficionado. Nos atrevemos a decir que para muchos realistas, la Real no es una empresa al uso. Y como asociación, añadimos: la Real es una empresa, pero no es solo una empresa.

El histórico presupuesto de este año, la gestión del nuevo campo y, por extensión, el mercado en el que tiene que competir la Real obligan y obligarán a afinar muy mucho las decisiones empresariales. A dar uno, dos y tres pasos adelante. Pero en la Real, siendo esto imprescindible, no basta. Por esta razón, pediremos al nuevo consejo una mayor cercanía respecto al aficionado.

Esto se empieza a conseguir con una mayor transparencia y claridad en los objetivos. A comienzos de noviembre solicitamos a cualquiera que tuviera la intención de presentarse a dirigir la Real que expusiera su proyecto y cómo lo quiere llevar a cabo. Hemos llegado al Kursaal sin conocer ni poder estudiar ningún proyecto. También solicitamos que el consejo que resulte elegido defina de manera pública sus responsabilidades y su ámbito de trabajo, así como los objetivos de cada año.

Esto no ha sido así estas temporadas, por lo que pedimos al consejo que resulte elegido hoy que empiece a hacerlo y le deseamos la mejor de las suertes en su tarea. Igualmente, aprovechamos para agradecer a los consejeros salientes su dedicación a la Real, al margen de las coincidencias y las discrepancias de cada momento.

Hablamos de una Real excelente en la gestión y próxima al aficionado. Esta proximidad deberá ir más allá de planes como Realzale Incondicional, que reconociendo la voluntad de ponerlo en marcha, conviene recordar que no premian la asistencia a los partidos como tal. Harán falta más planes y más acciones dirigidas a públicos concretos, muy concretos, primero para incrementar la masa social de la Real. Y segundo, igual de importante, que toda esa gente acudamos en masa cada domingo a Anoeta.

Ir al campo debe ser un evento único. En Alemania lo han conseguido en muchos estadios. En Inglaterra, también, incluso visto el excedente de ingresos por televisión, analizan si devolverlo a los abonados fieles, congelando o bajando el precio de los abonos. Al final, los aficionados terminan por gastar este dinero en el propio estadio en otras experiencias. Viniendo a Gipuzkoa, llenar el campo con 40.000 realistas cada domingo es la mejor manera de preparar al club si algún día la vaca gorda de los derechos de televisión adelgaza.

Este es el reto mayúsculo que tenemos en Anoeta. Confiamos en que la patronal de clubes de la que forma parte la Real siga mejorando los horarios de los partidos, que ya son algo más racionales que hace unas temporadas, pero hay muchos aspectos que hacen que la afición sienta que Anoeta es el hogar de la Real y que dependen del club. Y en esto toca trabajar más. Nos toca a todos. Sobre todo al consejo y a los empleados del club, pero también a la afición.

Con esto termino. El Espanyol de Montjuic a Cornellá pasó de 28.000 socios a 35.000. Hoy son 27.200. Esta temporada tenemos otros dos ejemplos claros de lo que puede suponer una ampliación. El año pasado a ver al Atlético fueron 44.700 aficionados por partido y este año, 63.200. A ver al Betis iban 31.400 aficionados, este año, 46.000. Muchos goles en propia puerta hay que meterse para que con el nuevo Anoeta siga la tendencia a la baja que llevamos desde el ascenso de 2010. Vamos a ir a más.

Tiene que ir a más. El gran reto, la gran oportunidad que hay que plantear desde ya, es que esos nuevos aficionados se queden. Ahí está el aviso a navegantes del Espanyol. Se queden en la que debe ser la casa de la Real. Y estos aficionados, que piensan que la Real es más que una empresa, lo harán si se les implica de manera activa y se les abre la puerta a participar de forma constante. RealSocialismo! está dispuesto.

2 comentarios en “La Real es una empresa, pero no es solo una empresa”

  1. CrivaLap
    20 diciembre, 2017 a las 10:00 pm

    Thanks for the sensible critique. Me and my neighbor were just preparing to do some research on this. We got a grab a book from our local library but I think I learned more clear from this post. I’m very glad to see such fantastic information being shared freely out there.
    Rexuiz FPS

    Responder

1Pingbacks & Trackbacks on “La Real es una empresa, pero no es solo una empresa”

  1. […] la junta general de accionistas de la Real Sociedad del miércoles y la comparecencia del presidente del consejo de […]

Deja tu comentario