La peor cifra de abonados individuales desde el ascenso

© Realsociedad.com

© Realsociedad.com

Marzo no engaña. 25.469, 25.238, 24.716, 26.270, 25.019 y 23.213. La Real acaba de presentar las peores cifras de abonados individuales desde que ascendió en 2010, en concreto, 1.503 abonados menos que en la peor temporada en este periodo (2012-13). Y 3.057 abonados menos que en el mejor momento, justo un año después.

Estos datos de los últimos meses de marzo evidencian, además, que es el peor tercer dato de la Real en quince temporadas en Primera desde que se habilitaron las entreplantas. Los dos peores son de las temporadas previas al descenso. Estos tres guarismos son de alarma roja, ya que, salvando el cambio de cálculo que aplicó el club en torno a los abonados corporativos, el número de abonados se ha mantenido en una horquilla amplia de entre 25.000 y 26.500 más o menos. Hoy en día son 23.213.

Si analizamos los últimos datos, las dos franjas de edad que más bajada presentan son las de 0 a 14 años y de 15 a 21 años, las que a su vez más querencia por situarse en los fondos suelen presentar. Así, la primera, la Infantil, pierde 362 abonados desde 2.674, el mismo 13% relativo que la categoría Gazte, que de 2.607 baja a 2.232. En total, 737 abonados menos en ambas categorías.

Al cruzar estas cifras con los fondos, y manteniendo las lógicas cautelas a la hora de obtener conclusiones puesto que no todos se encuentran en dichos espacios del campo, nos encontramos con que en los fondos hay 589 renuncias. Siete de cada diez de estas (427) son en el anillo inferior, donde peor se ve el fútbol.

Desde el punto de vista geográfico, Donostia es la principal responsable absoluta de la caída: cae de 13.909 abonados en marzo de 2015 a 13.129 (780 abonados menos). Si miramos en términos relativos, son dos comarcas limítrofes con la capital como Oarsoaldea y Urola Kosta las que más caen, un 14,8% y un 12,7%, respectivamente. En este caso, además, la comarca que engloba a Zarautz, Getaria, Orio y Zumaia se sitúa en el mismo porcentaje de caída que Debagoiena (Arrasate, Bergara y Oñati).

Las que menos retroceden son Bidasoa (3,5%), Debabarrena (3,9%) y Goierri (5,38%). Más aún, hay una que presenta más abonados ahora que hace un año: Donostialdea sin la capital (Hernani, Lasarte-Oria y Andoain) han pasado de 2.695 abonados a 2.758 (2,34%). Un punto de crecimiento a explotar, Iparralde, presenta un abonado más que hace seis años: la evolución ha sido de 164 a 165.

No hemos analizado las cifras de los abonados corporativos y demás compromisos debido a que la información publicada es insuficiente, pero convendría conocer cuántas de estas localidades se utilizan en cada partido y, si llegado el caso, se puede concluir que la merma de asistencia se produce sobre todo en este tipo de asientos especiales.

Estos datos son más que preocupantes si además les añadimos la caída de la asistencia a los partidos en un contexto en el que acude más gente a los campos de la LFP (con todos los matices que supone que en Segunda empiece a computar un club como el Real Oviedo en lugar de otro con menor arraigo). La base social y la asistencia son dos factores que deben ser trabajados con más insistencia, más allá de medidas de bajo impacto como sortear un abono en cada encuentro.

En este sentido, solo podemos diferir del “convencimiento de que el equipo les dará razones convincentes para volver a Anoeta” que publica la dirección en su comunicado a los exabonados. Por esa regla de tres, solo los equipos que ganan campeonatos tendrían las mejores entradas y ocurriría lo contrario con los que pelean por no descender. Consideramos que, además de la evolución futbolística, hay otro ámbito, el de la cultura de la afición, el ambiente y la experiencia del estadio (que no lo da una televisión) que tienen un margen de mejora amplio y que se pueden acometer desde ya, sin necesidad de esperar a concluir una remodelación sin fecha oficial de inicio.

Con estas cifras muy negativas, confiamos en que la Real haya guardado por ejemplo las direcciones de correo electrónico para poder recuperar estos exabonados en un futuro y haya logrado una buena base de datos con las respuestas que hayan dado para darse de baja. Será el primer paso para volver a crecer.

Deja tu comentario