La Bundesliga, ante la crisis de Siria: “Welcome refugees”

A la Real también le importa Siria. El club emitió el martes un comunicado oficial en el que anunció “su total disposición a colaborar” en las cuestiones que la Diputación de Gipuzkoa, que coordina la llegada de los refugiados a Gipuzkoa por la guerra de Siria, estime necesarias. Son cuatro las líneas que “a corto, medio y largo plazo” la Real se compromete a desarrollar: “Asumir los gastos de residencia de algunas de las familias de refugiados; colaborar en la formación lingÜística que facilite su integración; colaborar para el acceso al deporte y su desarrollo a los niños y niñas y, en caso de refugiados con una carrera de deportista incipiente, facilitar los servicios necesarios para el desarrollo de la misma (servicio médico…); y facilitar algunas becas de estudio en los casos en los que fuera posible”.

La crisis siria saltó a los medios hace varias semanas y, desde entonces, muchos equipos de fútbol han puesto en marcha planes para acercarse a la realidad. El liderazgo europeo lo llevan las gradas de la Bundesliga, donde en diversos campos ya han dado la bienvenida a los refugiados que huyen de la guerra de su país. No obstante, Alemania espera recibir 800.000 inmigrantes, el cuádruple de los que llegaron en 2014. El sábado, los futbolistas de Bayern y Ausburgo saltaron al campo de la mano de dos niños refugiados y el equipo local anunció a comienzos de mes que donará a la causa un millón de euros procedente de un partido amistoso. El presidente del club bávaro, Karl-Heinz Rummenigge, prometió ceder un campo de entrenamiento donde puedan jugar los niños refugiados, además de ropa deportiva, alimentación y clases de alemán. El Bayer 04 Leverkusen ha adoptado decisiones en favor de la integración similares.

Otro de los grandes clubes alemanes ha puesto en marcha en su web un apartado para explicar la situación de los refugiados que llegan a Alemania. Además de participar en un amistoso que tuvo lugar en el último parón por las selecciones en Hamburgo contra el St. Pauli, donde invitaron a 1.000 refugiados (vídeo), el Borussia Dortmund, que cuenta con Nicolas Subotic (refugiado bosnio) entre sus filas, ha sufragado la compra de varios vehículos para los campos de refugiados.

Pese a la oposición inicial, uno de los aparcamientos del Hamburgo acoge a 1.300 refugiados. También el Mainz 05, Colonia, Eintracht de Fránkfurt o Darmstadt, entre otros, se han sumado a la solidaridad con los recién llegados a través de donaciones de dinero y diversos materiales como el escolar o el deportivo. Pero más allá, el último caso que destaca en la Bundesliga se encuentra en Gelsenkirchen.

Con el exfutbolista Gerald Asamoah al frente, el Schalke 04 ha lanzado una campaña: Levántate. El que fuera delantero alemán-ghanés se prestó a grabar un vídeo dirigido a la afición para explicar la situación de quien llega a Alemania y para tratar de movilizar al público con respecto a los derechos humanos (vídeo). Además de invitar a refugiados en su campo, una de las iniciativas de la campaña es la de que los seguidores llenen cajas con material escolar, ropa, juguetes y otros enseres cotidianos para los refugiados que residen en Alemania. El proyecto de la Caja amiga recorrerá hasta mayo campos de la Bundesliga en los que el Schalke 04 dispute ese fin de semana su partido de Liga.

La Bundesliga, cuyas gradas se han llenado de pancartas dando la bienvenida a los refugiados, también anunció 750.000 euros de donación, pero en los niveles amateurs, cerca de 600 equipos se han sumado a una iniciativa de la fundación Egidius Braun que, a cambio de una ayuda (el total de la partida, para dos años, asciende a 600.000 euros), busca integrar en sus plantillas a los refugiados que quieran jugar de manera regular al fútbol. Este fondo se aprobó en marzo.

¿Conoces otros ejemplos?

Deja tu comentario