De 29.110 a 27.913: somos 1.197 abonados menos

La Real ha perdido socios en la última campaña de renovación de abonados. Suele ser habitual que en algunas ocasiones el número de abonados crezca y en otras, caiga, aunque esta última circunstancia no puede ser nunca una buena noticia. Poco más de un año brillante en lo deportivo, con una segunda vuelta que permitió la consecución del cuarto puesto y un siguiente año con un arranque de Champions y una séptima plaza final, permitió que la Real alcanzara el pasado verano los 26.508 abonados, a los que hubo que sumar las casi 3.000 localidades corporativos (compromisos) que están adjudicados en cada partido.

Eran guarismos que la Real solo superó en la temporada posterior a la del subcampeonato, con 28.434 abonados en diciembre de 2004, sin apenas más margen para contar con entradas a la venta en los días señalados. Los diciembres posteriores, de 2005 a 2007 (ya en Segunda), la caída fue cada vez mayor: 26.669, 25.500 y 22.111 abonados. Como entonces, tras tocar techo viene un bajón que habrá que analizar más a largo plazo si es puntual o estructural, con cuestiones como el rendimiento deportivo y los horarios que marcan las televisiones y aceptan los clubes sobre la mesa.

La cifra de los 25.019 abonados individuales de este marzo se sitúa un poco por debajo de la media de 25.342 abonados desde 2010 (2011: 25.469; 2012: 25.238; 2013: 24.716; 2014: 26.270; y 2015: 25.019). Desde que se abrió la última campaña de renovación de abonos, 1.885 socios han optado por no renovar su asiento. Las 688 incorporaciones han amortiguado la caída, que de los 29.110 abonados totales de diciembre se han quedado en 27.913; de ellos, 25.019 individuales.

Cronología

Por franjas de edad, la mayor caída entre junio de 2014 y ocho meses después es en la de los menores de 15 años. De 3.160 abonados se ha pasado 2.674, un descenso del 15,3% que en comparación con marzo de 2013 (2.738 abonados), se amortigua: un 2,34%. Algo más de siete de cada diez socios son mayores de 21 años (18.441), un 3,4% menos que al finalizar la temporada pasada. Este descenso es menor que el de los jóvenes entre 15 y 18 años, franja en la que hay un 10,78% menos de abonados (2.607). La más fiel, que solo pierde el 2,8% de su gente, es la más definida, la franja entre los 18 y 21 años, que pasa de 1.335 abonados a 1.297.

En cuanto a la distribución geográfica de los abonados (donde en los datos facilitados por la Real se incluyen los corporativos), la comarca guipuzcoana con más socios de la Real es, como apunta la lógica, la que alberga la capital: Donostialdea. De los poco más de 27.913 socios totales, 13.909 provienen desde Donostia (el 49,8%). Los demás llegan de Gipuzkoa (incluida el resto de Donostialdea, 47,1%), Euskal Herria (2,6) y el resto (0,5%). La caída del número de abonados ha sido extendida y general en las diez comarcas además de en la capital.

La principal ha sido en Tolosaldea, donde han perdido casi un 10% de los abonados respecto a la temporada 2013-2014 (de 1285 a 1165). Le siguen Urola Garaia (descenso del 5,7%, de 743 a 700), Oarsoaldea (caída del 5,2%, de 3.139 a 2.973) y Goierri (otro 5,2%, de 1.041 a 986). La que mejor aguanta es la capital, que pierde solo un 3% de los abonados (baja de 14.345 socios a 13.909), seguda de Debabarrena (un 3,1%; 830 a 804). Las demás comarcas caen en torno al 4%, entre las que destaca Bidasoaldea, que pese a ser la segunda comarca más poblada del territorio y estar situada a unos 20 kilómetros del estadio de Anoeta, aporta 958 abonados.​

Deja tu comentario